Ciudad de Tarifa

Historia de Tarifa



Al contrario de lo que muchos piensan, la historia de Tarifa no comienza con la época musulmana. Los primeros restos arqueológicos nos llevan miles de años atrás, en concreto al Paleolítico, del que nos han llegado numerosas pinturas en cuevas como la Cueva del Moro, con grabados rupestres representando caballos y otros elementos de la fauna local.

Con la llegada de los íberos, los fenicios, los griegos y los cartagineses da comienzo la historia de la ciudad, convirtiéndose ésta en un importante enclave para el comercio marítimo. Tras ellos llegaron los romanos, que fundaron las ciudades de Iulia Traducta, Caetaria y Melaria.

El nombre Tarifa se lo debemos a los musulmanes. En concreto, del caudillo bereber Tarif Abu Zara, quien la conquistó en el año 710. Un año más tarde, Tarik ben Zeyad desembarcaría en sus playas para iniciar la conquista de la Península Ibérica. Durante 562 años, Tarifa perteneció a los musulmanes, hasta el año 1292, cuando Sancho IV el Bravo al reconquistó para los cristianos.

Al cargo de la defensa de la ciudad quedó Alonso Pérez de Guzmán. Cuenta la historia que, tras recibir un nuevo cerco por parte de los musulmanes, y tomando éstos como prisionero al hijo de Alonso Pérez, éste prefirió que degollaran a su propio hijo antes que entregar la ciudad, llegando incluso a ofrecer su propio puñal. Por estos hechos se le recuerda como Guzmán el Bueno. Ya en el año 1340, tras la batalla de El Salado, en la que tropas españolas y portuguesas derrotaron a las norteafricanas, la ciudad quedó a salvo.

Tarifa desempeñó un importante papel estratégico en el año 1704 a raíz de la toma británica de Gibraltar, siendo guarnicionada y fortificada por éstos. En el año 1705 se forma oficialmente la Compañía de Escopeteros de Getares, integrada por vecinos tarifeños, con el propósito de defenderla de piratas berberiscos.

Durante las guerras napoleónicas, en 1811, las tropas francesas al mando del general Jean-François Léval trataron de tomar la ciudad, chocando con la férrea resistencia comandada por Francisco Copons, más tarde conde de Tarifa. Gracias a la inesperada resistencia y a la lluvia, que desbordó el arroyo, el asalto se detuvo y las tropas se retiraron de la ciudad. En la Puerta de Jerez pueden leerse inscripciones que recuerdan estos hechos.

Durante el siglo XX, Tarifa permaneció como ciudad predominantemente pesquera, hasta los años 80, en los que empezó a ser vista como un destino principal para la práctica de numerosos deportes como el windsurf. El turismo y el auge de la energía eólica, aprovechando los famosos vientos de la zona, han sido igual de importantes para llegar a la Tarifa que hoy conocemos.

Tarifa es un enclave envidiable en el que la belleza de la naturaleza, los atardeceres con la costa africana a pocos kilómetros, la multiculturalidad de sus gentes y sus enormes playas convergen en un lugar cada vez más solicitado por muchos.

 

Ocio en Tarifa

Kitesurf

El deporte veraniego de moda, deslícese por el agua gracias al famoso viento tarifeño y disfrute de una experiencia inigualable. Puede deslizarse sobre las olas (wave riding) o realizar atrevidas maniobras en el aire (freestyle). En Tarifa existen numerosas escuelas de kitesurf, con precios y profesores para todos los niveles.

Surf

En Tarifa podrás encontrar olas para todos los niveles, desde principiantes hasta spots para niveles muy avanzados con tubos impresionantes. Les pondré en contacto sin problemas con las escuelas de surf más punteras.

Stand up paddle surf

Esta disciplina tiene su origen en las raíces de los pueblos polinesios. Existen numerosas alternativas para practicar este novedoso deporte, así como diversos locales donde por muy poco dinero pueden alquilar su tabla, incluso para iniciarse.

Mountain Bike

Numerosas rutas de todos los niveles para encontrar ríos, cascadas, montañas interminables y subidas de infarto. Tarifa es un destino perfecto para los adictos a las dos ruedas.

Escalada

Las rocas de San Bartolo se encuentran protegidas por el viento y nos permiten escalar en cualquier época del año. Con rutas de 25 hasta 80 metros, no se pierda las posibilidades que Tarifa le ofrece.

Senderismo

Disfrute de unas impresionantes vistas panorámicas en rutas como Los Algarbes-Betijuelo, con yacimientos arqueológicos, flora y fauna muy variada, y panorámicas de las ensenadas de Bolonia y Valdevaqueros.